Mi estado de ánimo durante 2 meses

 

foto1_moods

(Navidad en Madrid, con la cámera Narrative)

En octubre del año pasado empecé un ejercicio de “mood mapping”, algo así como mapear mi estado de ánimo, mi sensación a nivel de bienestar psicológico y de energía, basado en la técnica que me explicó la Dra. Liz Miller durante la última conferencia europea de Quantified self (QSEU15).

Piense en una gráfica donde el eje “x” es la sensación de bienestar, de -5 (por los suelos) a 5 (muy feliz), y el eje “y” es el nivel de energía, de -5 (agotado) a 5 (campeón olímpico). Por la mañana, poco después de levantarme, pensé en mis niveles de felicidad y energía y los anoté (por ejemplo, 3, 3 si iban bien las cosas). Luego puse una alarma en el reloj para cada hora siguiente, para acordarme de anotar los siguientes dos números, todas las horas del día. Era fácil de hacer y solo implicaba usar bolígrafo y papel, no hacía falta ponerse a jugar con “apps” ni preguntarme dónde se iban mis datos o como descargarlos más tarde. Cuando estaba de muy buen o de muy mal humor, también era fácil escribir una pequeña explicación, junto a los números. Lo que me sorprende de esto es que conseguí seguir haciéndolo durante dos meses enteros.

Ahora, durante las vacaciones de Navidad, he pasado todos estos números a un documento de Excel y luego he puesto los datos en una gráfica. Primero hice una especie de gráfica cartesiana para ver donde quedaban la mayoría de los puntos (ver Figura 1). Según dice el método de Miller, si la mayoría de puntos en un día o de una semana se encuentran en la parte superior derecha, significa que estas en un estado de ánimo de “Acción”, puntos abajo a la derecha significan un temperamento más bien “Tranquilo”, abajo a la izquierda “Triste” y arriba a la izquierda “Ansioso”. Así que mis 791 puntos sugieren que estoy sobretodo en un estado de ánimo activo.

fig1_bienestar

En realidad, no me veo como un hombre de acción, o por lo menos pensaba/esperaba aparecer más en el cuadrante de “Tranquilo”, pero en general si que siento que tengo mucha energía en general y curiosidad, y me gusta hacer cosas. En un blog de hace poco, dije que había pensado que tal vez era más creativo cuando tenía menos energía (pero estando feliz), por ejemplo en el cuadrante “Tranquilo”, pero los datos que he sacado parece que dicen lo contrario. Siento que he tenido varios momentos creativos en los últimos meses, y sobre todo estando en el cuadrante “Activo”, así que seguramente no necesito estar tranquilo o tener poca energía para ser creativo, por lo menos de la forma en la que yo lo he medido.

También representé los datos en una gráfica según los días (ver Figura 2), se ve un poco como una montaña rusa. Mi promedio de bienestar en general era 3,06 durante todo ese espacio de tiempo, y 2,89 en cuanto a energía. Supongo que estoy bastante contento con estos resultados. Hay puntos altos y bajos, el más bajo fue -2.0 (tres veces) para el bienestar, y el más alto fue 5 (21 veces). En cuanto a días de la semana, los días en los que estaba más contento eran los martes y sábados. La verdad es que no se por qué salió el martes (quizás me sentía mucho mejor comparado con el lunes), pero los sábados suelen ser días de relax con la familia. Y en cuanto a horas del día, me di cuenta de que estaba de mejor humor durante las horas de comer (desayuno, comida y cena).

fig2_bienestar

Hubo una muy significativa (P<0,0001) correlación entre el bienestar y la energía (coeficiente de correlación de Pearson de 0,70), normalmente iban de la mano. Para mí es difícil pensar en tener un estado de ánimo positivo y poca energía, salvo en pocas excepciones. Así que, como podéis ver en la Figura 2, la diferencia entre el bienestar y la energía casi nunca es más de 2 puntos. Sin embargo, cuando esta diferencia es grande, el lado del bienestar tiende a ser menor, y la energía más alta.

Simplemente por diversión, también comparé mis estados de ánimo con los datos del FitBit, el número de pasos que doy en un día, pero no había ninguna relación significativa. Eso fue una pequeña sorpresa ya que siempre me ha gustado el dicho “mens sana in corpore sano”. No estaba corriendo ni entrenando durante este tiempo, a lo mejor si hubiese salido a correr regularmente hubiese tenido más de esos altos niveles de bienestar con poca energía, quien sabe.

Como conclusión, estoy bastante sorprendido de haber podido estar haciendo “mood mapping” durante dos meses, escribiendo dos números cada hora, desde las seis de la mañana hasta las diez de la noche, más o menos. No estoy seguro de si eso es un testimonio de lo importante que es el bienestar para mí o que, teniendo mi librito, se me hace bastante fácil incorporar nuevos hábitos, además de todo lo que ya hago.

(Texto traducido del inglés por June Villarroel 🙂

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s